EL ENUNCIADO Y LA ORACIÓN

«El enunciado y la oración

El enunciado puede estar constituido por una palabra o una secuencia de palabras, y presenta las siguientes características:

§     Está delimitado por pausas mayores (por ejemplo, la del punto y el silencio).

§     Tiene capacidad comunicativa por sí mismo y comunica bien dentro de un texto (el discurso) bien en una situación.

§     Está envuelto por una curva de entonación determinada.

§     Es sintácticamente autosuficiente.

El enunciado es la unidad mínima de comunicación, mientras que el texto es la unidad máxima.

Hay dos clases de enunciados: los no oracionales y los oracionales.

Enunciados oracionales: son enunciados constituidos por una palabra o un conjunto de palabras sin estructura oracional: ¡Silencio!, ¡Fuego!, Buenos días, ¡Adiós!

Las interjecciones y las locuciones interjectivas constituyen enunciados por sí mismas.

Enunciados oracionales: estos enunciados (la mayoría) presentan estructura oracional y pueden constar de una oración o agrupar a más de una oración: Guarden silencio; Si viene Juan, me lo dices. Algunos enunciados pueden no tener el verbo expreso y, sin embargo, ser enunciados oracionales. Son casos de elipsis, como el de las respuestas a preguntas: -¿Dónde has estado? (enunciado 1). - En casa (enunciado 2).

Los enunciados también se clasifican atendiendo a la actitud del hablante ante el enunciado:

§     Enunciativos: se enuncia como real un hecho afirmándolo o negándolo: Ha llovido hoy; No ha llovido hoy.

§     Interrogativos: se pregunta por algo o alguien. Pueden ser totales o parciales. Totales: se pregunta por el contenido total del enunciado. Las respuestas sí, no, quizá, etc.: -¿Vas a venir al cine? -¿No ha venido el profesor? Parciales: se pregunta por una parte del enunciado mediante pronombres o adverbios interrogativos o mediante grupos nominales introducidos por un determinado interrogativo. Las respuestas no pueden ser ni  ni no: -¿Qué estudias? -Matemáticas (no se puede responder: *sí / *no).

§     Imperativos: se dan órdenes a alguien. Los enunciados imperativos se manifiestan en diversas maneras: Con imperativos morfológicos o sintácticos: Estate quieto; Váyase de aquí. Con subjuntivo precedido de la conjunción que o del adverbio no (estos últimos son negativos): Que os calléis; No salgáis. Con sustantivo, gerundios o adverbios y con entonación exclamativa, y con algunas interjecciones: ¡Silencio!; ¡Andando!; ¡Arriba!; ¡Aúpa! Con el modo indicativo pero con entonación exclamativa: ¡Tú te callas!; ¡Ya os estáis yendo!

§     Desiderativos: se expresa un deseo del hablante. Poseen entonación exclamativa y van introducidos por adverbios de modalidad (ojalá, así) o la conjunción que y van en subjuntivo: ¡Ojalá llueva!; ¡Así te caigas!; ¡Que llueva!

§     Dubitativos: se expresa una duda o posibilidad por parte del hablante. Sus recursos son los adverbios de modalidad (quizá, tal vez) y el subjuntivo, o la locución a lo mejor y el indicativo: Quizá llueva; A lo mejor llueve.

Cualquier enunciado es exclamativo si está envuelto en una entonación exclamativa: ¡Ven aquí!; ¡No te lo consiento!

Enunciados y oraciones

Es importante distinguir el enunciado de la oración:

§     Enunciado: es una unidad de comunicación, o sea, una unidad pragmática. En tanto que unidad de comunicación, debe tener sentido completo dentro de la situación en que se produce.

§     Oración: es una unidad sintáctica que se corresponde con la estructura gramatical constituida básicamente por un sujeto y un predicado. No importa si esa estructura tiene sentido completo o no: Juan ha venido [oración]. Me dijo que no vinieras [oración] (que = nexo; no vinieras = oración).»

[Gómez Torrego, Leonardo: Gramática didáctica del español. Madrid: sm, 2000, p. 256-258]